Canal RSS

Artículos científicos

Resumen Art. 7

“THE USE OF ONLINE TECHNOLOGY IN THE MODUS OPERANDI OF FEMALE SEX OFFENDERS” (“El uso de la tecnología online en la manera de actuar de las mujeres acosadoras”) de IAN A. ELLIOT, profesor de la Universidad de Birmingham, y SHERRY ASHFIELD, miembro de la The Lucy Faithfull Foundation de Birmingham.

Hay un desconocimiento generalizado de la figura de la mujer como acosadora y abusadora en los casos de grooming. Ian A. Elliot y Sherry Ashfield sitúan esta causa como el principal problema que lleva a las autoridades a descubrir mucho más tarde los delitos llevados a cabo por mujeres. Sin embargo, en varios estudios realizados en distintos países entre el 2005 y el 2007, demostraron que solo entre el 4% y el 5% de los acosos y abusos a niños por Internet tienen a mujeres como abusadoras. El reducido número de casos es otro de los factores determinantes que nos hacen tener poca consideración sobre estos casos.

Ante la falta de modelos que consigan llegar a la esfera mediática y situar a la mujer como delincuente en los casos de grooming, el profesor de la Universidad de Bigmingham, en colaboración con la investigación de la fundación Lucy Faithfull, desarrollan una investigación sobre el uso de la red en los casos en que los acosadores son mujeres.

El hecho de que no se reconozca a la mujer como abusadora, ha permitido que en los últimos 5 años el número de casos aumenten. La red ha permitido la creación de páginas webs y foros en los que compartir material pornográfico, necesidades, inquietudes y deseos. Los dos investigadores dibujan un esquema básico sobre la mujer acosadora y detallan las siguientes características como comunes entre las delincuentes: vida sexual iniciada a una pronta edad, socialización y contacto reducido con otras personas en la vida real, y falta de autoestima. De estos aspectos se derivan los factores que llevan a cometer grooming.

El déficit de socialización es paliado a través de los portales disponibles en la red. Allí encuentran un lugar donde ponerse en contacto con personas con intereses similares, además de tener acceso a chats donde encuentran a sus víctimas potenciales. Esta falta de contacto está relacionada, en la mayoría de los casos, con relaciones adultas que han fracasado y que han llevado a estas mujeres a sentirse en una situación de inferioridad frente a sus parejas. Como consecuencia de esto, las acosadoras buscan nuevas relaciones en las que puedan sentirse dominantes y no ser ellas las dependientes del hombre. Se ha demostrado que a través de Internet se comparte más información personal, por lo que esta confianza permite construir una relación con el menor según ella quiera. Todo esto no sólo ayuda a solucionar la falta de socialización, sino que también fortalece la autoestima de la acosadora.

En los casos de grooming en que las mujeres son las abusadoras se han descubierto una tendencia elevada a la distorsión cognitiva, con mayor frecuencia que en los casos iniciados por hombres. Las mujeres tienden a creer firmemente que estas relaciones son de amor y que todas las acciones violentas o de presión estaban motivadas por una necesidad de cuidado hacia el niño, de ser el fuerte ante su vulnerabilidad. Con lo cual, justificaban su manera de actuar con el menor como una expresión natural de sus emociones. Otros argumentos al abuso han sido: el contenido descargado o creado eran solo imágenes, se trata de material que mucha gente tiene  e incluso se han hallado justificaciones de actividad comercial y producción de material pornográfico.

Tras el esquema realizado por Ian A. Elliot y Sherry Ashfield, la conclusión más importante que se extrae del artículo es la necesidad de eliminar las barreras sociales y culturales que no permiten reconocer a la mujer como acosadora potencial en la red.

Texto completo (en inglés):

The use of online techonology in the modus operandi of the female sex offenders

Aida Corón Hernández

Resumen Art. 6

“GROOMING, GOSSIP, FACEBOOK AND MYSPACE. WHAT CAN WE LEARN ABOUT THESE SITES FROM THOSE WHO WON’T ASSIMILATE?” (Grooming, cotilleos, Facebook y Myspace. ¿Qué podemos aprender sobre estos sitios de aquellos que no los asimilan?. Zeynep Tufekci, profesor del Departamento de Sociología y Antropología en la Universidad de Maryland, hace una encuesta a varios alumnos universitarios para conocer sus hábitos de uso de las redes sociales, especialmente los relacionados con la privacidad en Internet.

Partiendo de las premisas expuestas por los teóricos Robin Dunbar y Ervin Goffman, el autor del estudio estudia la actividad en las redes sociales online en relación con el grooming. Así, diferencia Internet como una herramienta de interacción social y expresiva, comparando y contrastando su uso por la sociedad, centrándose en dos términos claves que sirven para distinguir los hábitos: la actitud hacia el grooming y la conciencia de la privacidad.

Los usuarios de Internet que no utilizan redes sociales como Facebook o Myspace desarrollan una actitud hacia el grooming que varía desde la incredulidad hasta la hostilidad. Sin embargo este grupo representa una minoría ya que, según numerosos estudios que se han llevado a cabo, entre el 80% y el 90 % de los estudiantes participan activamente en las redes sociales (Gross et al. 2005; Lampe et al. 2006; Stutzman 2006).  Los datos reflejan que la gran mayoría de usuarios se abren una cuenta en redes sociales siguiendo prácticamente la misma pauta: para mantener pequeñas charlas, curiosear y cotillear los demás perfiles, establecer y mantener contacto con antiguos amigos y conocidos lejanos y compartir fotografías.

La privacidad es un ítem muy importante en las redes sociales. Participar en este tipo de páginas web implica “abrirse” socialmente para que todos sus “amigos” puedan acceder a esta información. Todo se indica en los perfiles en cuestión de información personal, como fotos, fecha y lugar de nacimiento, películas y libros favoritos, orientación sexual y estado de pareja. Los estudiantes usan su verdadero nombre y ofrecen información abierta a todos sus “amigos”; algunos incluso deciden aceptar peticiones de amistad de personas que no conocen, y les están permitiendo ver toda su información sin saber realmente quién está tras ese perfil.

Zeynep Tufekci hace hincapié en los riesgos que corren los estudiantes cuando deciden compartir cualquier tipo de información o datos personales en las redes sociales. Siguiendo los resultados de su estudio, demuestra que muchos de los universitarios encuestados no reconocen los peligros que esconden sitios como Facebook o Myspace, ya que tienen perfiles abiertos o publican contenidos que deberían ser exclusivamente privados, como número de tarjetas de crédito, dirección de sus viviendas, etc. Pero la mayor amenaza reside en las fotografías; el autor del estudio recalca que las principales víctimas del Internet grooming son jovencitas que cuelgan fotos en sus perfiles de Facebook, ya que de esta manera atraen a muchos depredadores que consiguen hacerse con sus fotografías y las utilizan como moneda de cambio para hacerles acoso sexual online.

El estudio concluye que la solución no es evitar las redes sociales, sino transmitir los peligros que pueden ocasionar a los usuarios y concienciarles sobre la importancia de la privacidad en Internet. De esta manera podrán hacer un uso eficaz y consciente de este tipo de páginas web para utilizarlas correctamente como herramienta de comunicación y expresión, tanto individual como colectivamente, evitando en todo momento caer en las trampas que esconde la red, como el Internet grooming.

Texto completo (en inglés):

http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/13691180801999050

Alexandra R. Cifre

Resumen Art. 5

 “UNDERSTANDING ONLINE CHILD PORNOGRAPHY USE: APPLYING SEXUAL OFFENSE THEORY TO INTERNET OFFENDERS” (“Entendiendo el uso de la pornografía infantil online: aplicando la teoría del acoso sexual a los depredadores de Internet”) de IAN A. ELLIOTT y ANTHONY R. BEECH, profesores de Psicología Forense y Criminal de la University of Birmingham, Reino Unido, y especialistas en agresores sexuales.

El aumento del uso de Internet por parte de los pederastas es un tema preocupante en la actualidad, pero el abuso de menores no es una práctica novedosa. Desde hace décadas, los expertos han dedicado tiempo y recursos al estudio del comportamiento de los depredadores sexuales, ya sea para entender la raíz de este tipo de necesidades o en búsqueda de un tratamiento para curar “la enfermedad”.

Elliott y Beech intentan explicar, mediante el uso de la etiología (la ciencia que estudia el por qué de las cosas), el motivo por el que esas personas sienten el impulso de realizar este tipo de acciones con los menores. Aplicando la teoría del acoso sexual (que trata las motivaciones de los pederastas y los clasifica en varias categorías según la raíz psicológica de su problema) a los depredadores online, los autores del texto han llegado a una serie que conclusiones que trata las similitudes y las diferencias entre los depredadores sexuales tradicionales y los que utilizan la red para satisfacer sus necesidades.

Tras el estudio exhaustivo de cientos de casos de grooming y acoso sexual online, los profesores encargados del estudio han creado cuatro posibles categorías en las que se pueden organizar a los ciber-pedófilos según sus síntomas psicológicos: los que tienen problemas con el auto-control de sus necesidades, los que padecen algún tipo de dificultad de carácter sentimental con otros adultos, los que sufren algún tipo de sociopatía y acuden a la red para refugiarse en sus fantasías, y los que simplemente sienten atracción sexual por los menores.

Una vez han clasificado al depredador, comparan los motivos y comportamientos de los pedófilos tradicionales con los online, concluyendo que muchos de ellos pasan de la red a la vida real, y viceversa, siempre que tengan la oportunidad. Finalmente, los autores del artículo citan una serie de posibles tratamientos (muy similares a las utilizadas en los ofensores tradicionales) para tratar esta “nueva” desviación psicológica.

En este texto, Elliott y Beech tratan de forma totalmente científica, y sin aplicar ningún tipo de juicio ético, los motivos psicológicos por los cuales personas, normales y corrientes en algunos casos, pueden llevar a cabo actividades tan incomprensibles para todos.

Texto completo (en inglés):

Understanding online child pornography use

Irina González

 Resumen Art. 4

MUCH ADO ABOUT NOTHING? REPRESENTATIONS AND REALITIES OF ONLINE SOLICITING OF CHILDREN” (“¿Mucho ruido y pocas nueces? Representaciones y realidades de la solicitud en línea de los niños”) de Yvonne Jewkes, profesora del departamento de criminología de la University of Leicester.

El artículo analiza las ideas públicas que hay sobre los riesgos que puede esconder internet para los niños. A través de una combinación de diversas perspectivas (criminología, sociología y estudios de medios de comunicación), el artículo argumenta que la cultura en la que vivimos sufre una generalizada confusión con la ambigüedad que reina en el ámbito de los niños y la sexualidad. Según el artículo, se tiene una concepción de los abusos a menores como un fenómeno moderno, pensamiento erróneo, pues muchas sociedades tenían normas sociales que regulaban esta clase de conflictos, como la sociedad victoriana.

Además, destaca que más recientemente ha aparecido uno de los fenómenos más temidos de nuestra época: el abuso sexual a menores online o Internet grooming.

El artículo además se divide en tres grandes temas, el primero nos habla sobre el interés de los medios de comunicación y la hipocresía cultural. En este apartado la autora destaca la hipocresía cultural existente, en la que se ha construido la figura del pedófilo como el enemigo número uno de la sociedad, mientras los medios de comunicación dan prioridad a noticias de “sexo”, “riesgo” o “niños” y venden imágenes abiertamente sexualizadas de los jóvenes en otros contextos, así como en ámbitos como la moda, la belleza o el arte fetichizan a cuerpos juveniles.

También trata el tema del retiro social, en el que la preocupación por la delincuencia y la seguridad en general han sido factores importantes de retroceso social en aspectos como viviendas y comunidades cerradas y seguras. Contrariamente, la aparición de Internet ha hecho un servicio de chivo expiatorio sobre muchos comportamientos humanos, vulnerabilizando así a jóvenes y niños frente depredadores que quieran explotarlos o abusar de ellos.

Por último, la autora nos habla sobre las distorsiones de los medios de comunicación y sus perversas consecuencias.

Aquí el artículo desarrolla cuatro puntos básicos: el primero es la frecuencia con la que los medios informan de delitos sexuales contra niños, creando una percepción de normalidad ante estos casos.

Segundo, el tiempo que ha tardado la policía en comenzar a abordar el problema de los abusos sexuales a menores a través de la red.

Como tercer punto, habla de la confusión generalizada que hay sobre la explotación sexual en niños y el concepto de intangible en la conciencia pública.

Como cuarto y último punto del último tema, destaca que la privatización y la virtualización de
la interacción social tienen implicaciones para la seguridad de las personas en el ámbito público.

Texto completo (en inglés):

 Much ado about nothing.full

Pedro Selva

Resumen Art.3

GROOMING CYBERVICTIMS: THE PSYCHOSOCIAL EFFECTS OF ONLINE EXPLOITATION FOR YOUTH” (“Cibervíctimas del grooming: Los efectos psicosociales de la explotación online en los jóvenes”) de Ilene R. Berson, profesora del departamento de Educación Infantil y Estudios de Alfabetización de la Universidad del Sur de Florida.

Internet es una herramienta que nos da la oportunidad de acceder a la información, compartir ideas con los demás y extender la educación, entre otras opciones. Pero también puede conllevar riesgos y peligros como, por ejemplo, el Internet grooming. La poca información y la desregulación de los contenidos virtuales causan que hoy en día “los chats sean el nuevo patio de los jóvenes y de los pedófilos que los acechan, lo cual dificulta la tarea de los adultos a la hora de proteger el bienestar de los niños”, según este artículo.

La mayoría de adolescentes encuentran en los chats un mundo distinto, donde pueden construirse una nueva identidad. Y es que Internet nos permite, en cierto modo, deshacernos de nuestras características físicas y experimentar con nuevas personalidades. Las chicas quieren ser chicos y los chicos pretenden ser chicas, así como el menor pretende ser adulto, y viceversa. Debemos tener muy en cuenta que este juego de cambio de roles no siempre es inocente y puede acabar derivando en un caso de grooming.

El grooming implica un proceso de manipulación, mediante el cual el abusador va ganando poco a poco la confianza del niño, que todavía no está preparado para interpretar las señales de peligro. Además, el ciberacosador es experto en recopilar información de menores, buscando y seleccionando “los perfiles más vulnerables”. Este hecho, sumado a la habilidad del depredador para parecer comprensivo y empático, hace que se acorte el tiempo que el menor tarda en confiar en él.

En Estados Unidos han surgido diversas iniciativas para intentar acabar con el abuso sexual a menores por Internet, como establecer leyes para regular la actividad en la red y promover la seguridad y el uso seguro del espacio virtual. Para que la prevención tenga éxito es totalmente necesaria la educación – de los padres, de las bibliotecas y de las escuelas, entre otros ámbitos -.

Texto completo (en inglés):

http://www.cs.auckland.ac.nz/~john/NetSafe/I.Berson.pdf

 Elvira Vilardell

Resumen Art. 2:

“FROM ABUSIVE FAMILIES TO INTERNET PREDATORS?”: THE RISE, RETRACTION AND RECONFIGURATION OF SEXUAL ABUSE AS A SOCIAL PROBLEM IN CANADA (‘¿De familias con abusos a depredadores cibernéticos?': El crecimiento, el retroceso y la reconfiguración del abuso sexual como un problema social en Canadá) de JOHN PRATT, profesor de la Victoria University of Wellington, Reino Unido.

El abuso sexual es un problema presente en muchos países y, en gran medida, ha encontrado en Internet y las redes sociales un punto de partida con el llamado Internet grooming. Por este motivo, John Pratt, doctor, criminólogo y profesor en la Victoria University of Wellington, publica este artículo, donde observa los procesos de la construcción social del abuso sexual y los sitúa, con el contexto teórico de Ian Hacking (profesor e historiador canadiense) de base, como enfermedad mental transitoria.

Pratt plantea la aparición del abuso sexual como un problema social a raíz del “ecological niche”, relación funcional de un individuo con su entorno y dentro de una comunidad, que está constituido por la confluencia de cuatro vectores: el problema debe ser observable y cuantificable, situación de éste en una cultura polarizada, reconocimiento de las víctimas y análisis o clasificación de los casos.

El experto apunta que actualmente la figura del “extraño peligroso”, que siempre ha estado en el fondo del problema, es cada vez más cercana a las víctimas, de las que se ganan su confianza muchas veces a través de Internet. Un padre expresa la preocupación de otros muchos con la siguiente declaración: “En Internet, un niño puede estar solo en su habitación y, a la vez, con un extraño de cualquier lado del mundo”. Y, es que, como dice Pratt, él o ella puede tener cualquier edad y ser de cualquier raza o cultura.

De esta forma, el reconocido criminólogo, poseedor del premio Radzinowicz 2009 por el mejor artículo de la revista British Journal of Criminology 2008, muestra la problemática del abuso sexual de un caso particular (Canadá) a una visión más global. Una pieza muy recomendable para todo aquél interesado en conocer la raíz del problema.

Texto completo (en inglés):

 From Abusive Families to Internet Predators? : The Rise, Retraction and Reconfiguration of Sexual Abuse as a Social Problem in Canada – John Pratt

Mireia Nicolás Ardanuy

Resumen Art.1:

“SETTING ’EM UP”: PERSONAL, FAMILIAL AND INSTITUTIONAL GROOMING IN THE SEXUAL ABUSE OF CHILDREN (‘Engañándoles’: Grooming personal, familiar e institucional como forma de abuso sexual a menores) de ANNE-MARIE MCALINDEN, profesora de la Queen’s University Belfast, Reino Unido.

Partiendo del grave problema que supone el Internet grooming en la actualidad, Anne-Marie McAlinden, doctora, abogada y profesora de la Queen’s University de Belfast (Reino Unido), presenta este artículo en el que pretende describir el perfil de un acosador en Internet, así como su forma de actuar, además de aclarar malentendidos que han surgido sobre este tipo de violencia sexual.

En los últimos años, según McAlinden, han surgido numerosas controversias en torno al Internet grooming, al tratarse de una problemática moderna poco conocida para gran parte de la sociedad, a pesar de los numerosos debates que se han abierto al respecto. La profesora lamenta la carencia de estudios académicos que traten el tema en profundidad, cuando se trata de algo tan delicado como una nueva modalidad de abusos sexuales a menores, que debe conocerse bien para poder evitar o actuar ante un posible caso.

La experta destaca que, contrariamente a lo que suele creerse popularmente, muchos de los niños que sufren abusos a través de Internet son víctimas de gente que conocen. Asimismo, a menudo, los asediadores intentan actuar en el ámbito familiar del menor para manipularlo, pues no siempre limitan sus ataques a los niños. Además, los acosadores pueden tratar de ‘engañar’ a la justicia, mostrándose como personas racionales y estables, incapaces de lastimar a nadie, expone la abogada.

McAlinden denuncia también las limitaciones legales que existen, en general, en torno a esta materia y subraya la necesidad de realizar un esfuerzo colectivo para alertar a la población de estos nuevos peligros que presenta Internet y, reducir así, la capacidad de ataque de los acosadores.

 La reputada doctora (experta en violencia sexual y especialmente, en casos de abusos a menores de distinto tipo, así como en la justicia restaurativa y la justicia penal, en general) elabora este breve artículo científico que, a pesar de estar redactado desde un punto de vista técnico, es totalmente comprensible y adaptado a un lector medio interesado en esta problemática.

Texto completo (en inglés):

Setting ‘Em Up: Personal, Familial and Institutional Grooming in the Sexual Abuse of Children .full

Amanda Ramón Torres

»

  1. Enhorabona per l’excel·lent feina de conscienciació social que esteu fent. Tractar un tema tan delicat, que afecta un sector de la societat sensible com son en els menors, no és senzill. Caure en temes escabrosos és la temptació més immediata. Però queda molt lluny dels tipus d’articles que vosaltres oferiu. Felicitats.

    Responder
  2. M’agrada que hàgiu iniciat aquesta recerca d’estudis de caire científic per a complementar la tasca de informació i conscienciació de la vostra pàgina. Això n’amplia força el seu interès.
    Molts d’ànims!

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: