Canal RSS

Primeros consejos para padres y profesores

Publicado en

Internet en general está lleno de peligros para todos los usuarios que navegan por sus páginas, tanto adultos como niños. La clave principal para no correr ningún riesgo es la capacidad del internauta de ser precavido ante cada acción que ejecuta dentro de la red. Para un adulto, cuya percepción es más madura, puede saltar la alarma de peligro con facilidad; pero no es así con los menores. La educación juega un papel esencial para evitar estas problemáticas.

Educar no es sencillo ni se trata de un proceso corto, sino que requiere tiempo, dedicación y, sobre todo, colaboración por parte de los ámbitos más formales, como son las escuelas y los centros educativos, y las familias, padres e incluso hermanos mayores.

A continuación os mostramos algunas pautas básicas para empezar a trabajar con los más pequeños sus hábitos en Internet y el modo cómo deben usarlo.

Navegación por la web

Del mismo modo que la gran diversidad de contenidos que forman la web es una ventaja en la adquisición de conocimiento, también hay que tener en cuenta que Internet puede ser una fuente de material no adecuado. En este ámbito no sólo hablaríamos de informaciones falsas, racistas y faltas de respeto hacia las personas, sino que también debemos combatir la tan molesta publicidad que a veces puede ser denigrante debido a su alto contenido sexual y pornográfico. Por otro lado, a menudo nos vemos obligados a proporcionar datos personales en ciertos espacios. Todo ello puede acabar llevándonos a un pedófilo o un acosador desde un hipervínculo aparentemente inofensivo.

La actitud que los adultos deben adoptar ante estas situaciones es de tranquilidad. En primer lugar, los niños no deben navegar por la red solos. En segundo lugar, se le debe enseñar que no hay que seguir navegando en ciertas páginas que ya muestren material no adecuado. Además, hay que explicar al menor que no se debe rellenar ningún campo que pida información personal.

Redes sociales

Pese a que este tipo de páginas sean más frecuentadas por adolescentes, es necesaria cierta madurez para hacer un uso seguro de ellas. Dada su naturaleza y su objetivo de conectar gente de distintos lugares, este tipo de redes requieren de información básica que identifique a cada usuario. Pero información básica no significa información personal relevante para el perfil (como teléfono, dirección postal, etc.).

La facilidad con la que se intercambian datos en estas plataformas, de manera voluntaria, es lo que las hace más peligrosas. Es usual encontrar en los perfiles personales datos que permiten a un posible acosador hallar físicamente a una persona e incluso conseguir información con la que poder chantajearla o hacerle pasar un mal rato. El problema se hace aún más grande si se han llegado a compartir datos de terceras personas, tanto amigos como familiares. Pero no únicamente la información personal es material peligroso, también lo es la gran cantidad de fotografías y vídeos que circulan. Puede que se cuelguen ciertos contenidos y materiales de manera inocente, con el mero objetivo de compartirlo con el círculo cercano, pero lo que colgamos puede superar ciertos límites si no contamos con buenas barreras de privacidad.

Con lo anterior ya se ha introducido la primera clave para combatir estos peligros: una configuración de privacidad adecuada. Aún así, no es suficiente. La delincuencia on-line y el robo de datos personales sigue siendo posible si no gestionamos bien nuestros contactos. Todos somos sensibles a los engaños y nunca sabemos quién puede hacer un mal uso de lo que colgamos, por lo que debemos enseñar a los niños y jóvenes que es mejor mantener ciertas informaciones al margen para evitar sorpresas desagradables. Podemos crear sus primeros perfiles en las redes junto a ellos, mostrarles qué información es posible dar sin riesgo e interactuar con ellos vigilando sus acciones pero sin ser demasiado agresivos. Alertarles, también, de cuánto puede correr por la web una simple fotografía y de la cantidad de personas que pueden  llegar a verla.

Dado el carácter más personal de este tipo de uso de la red, es aconsejable hacer más énfasis en el ámbito familiar. No obstante, crear debates en clase sobre cómo los alumnos usan las redes sociales o cómo pueden usarlas para hablar entre ellos sobre los trabajos de clase puede ser útil para alertar de posibles malos usos y reeducar los malos hábitos.

Mensajería instantánea

Interactuar, ya sea através del chat de una red social como Facebook o usando programas como Messenger conlleva los mismo riesgos.

Es necesario conocer a todas las personas con las que chateamos. Partiendo de esto, debemos estar atentos a las personas que nuestros hijos pueden nombrar. Este tipo de plataformas facilitan el contacto entre la gente hasta el punto de que es bastante sencillo que un desconocido pueda llegar a agregarnos, buscando focos que nos llamen la atención y que nos inciten a quererlos conocer personalmente. Lo más leve que puede suceder es que consigan pequeña información sobre nosotros, pero podemos llegar a encontrarnos con un acosador. Los engaños son comunes y cobran importancia cuando se comparten materiales y más aún, cuando hay menores en juego.

Para prevenir los abusos y los engaños de adultos que se hacen pasar por menores, los padres deben ir vigilando la frecuencia de uso de estas redes y programas. Preguntar con quién hablan sus hijos, de qué conocen a esa gente y cuestiones similares que no hagan sospechar nada. Es necesario hacer hincapié en las videoconferencias y en las citas con gente que se ha conocido a través de Internet, siempre alertando de la necesidad de estar seguro de quién es esa persona.

Descargas en redes P2P

El intercambio de materiales no se da únicamente a nivel personal en redes sociales. Esto es algo notorio al ver la cantidad de programas disponibles en Internet para descargar videojuegos, música o películas, entre otros. Visto de manera superficial, no parece haber ningún riesgo al compartir este tipo de archivos y así va a ser siempre que quede bien determinada cuál es la carpeta compartida para el programa o red que usemos.

Lo recomendable es que sea un adulto el que instale este tipo de software en el equipo o, al menos, que esté presente en el momento de hacerlo. Una simple acción como configurar adecuadamente la aplicación y designar la carpeta adecuada en la que se van a descargar los archivos puede resolver muchos problemas. Este mismo espacio en el que se guardará todo lo que nos bajemos de la red va a ser en el que se encuentren los archivos y documentos que nosotros ofrecemos a otros usuarios. Una mala restricción de este espacio compartido puede dar vía libre al material que hay en nuestro equipo.

Recomendaciones para el uso general de la red por parte de menores

Aunque ya se ha hecho hincapié en cada una de las anteriores explicaciones de casos concretos, nunca está de más recordar que educar a los niños y generar en ellos unos buenos hábitos y actitudes frente a Internet es la única manera de conseguir respuestas positivas y que nos permitan respirar más tranquilos.

Un recurso común por parte de los padres es el de restringir los horarios de uso de Internet. Algunos expertos lo consideran aconsejable, otros no. Las respuestas pueden ser varias pues prohibir estar en la red a ciertas horas puede llevar a algunos menores a que lo hagan a escondidas y a que acaben reaccionando del mismo modo ante cualquier imposición. Por eso mismo, el primer recurso debería ser compartir con ellos la experiencia de navegar por la web. Tener el ordenador en una sala compartida de la vivienda puede hacer que esa actividad sea vista como algo más familiar que personal y puede facilitar las cosas.

Aunque el foco principal de atención son los padres, las escuelas pueden ayudar mediante charlas, debates u horas de informática dedicadas a Internet. Hacer que los más jóvenes se habitúen a actuar de manera concreta y a respetar algunas reglas es básico para el buen uso de la red.

Aida Corón Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: