Canal RSS

Los derechos del pedófilo

Esta semana pasada os preguntábamos en la encuesta lo siguiente: “si un informático, reparando el ordenador de un hombre, decide curiosear su disco duro y encuentra material pornográfico sobre menores, ¿qué debería hacer?”.

Un 59% de los votantes respondieron que “aunque el informático haya violado el derecho a la intimidad (del pedófilo), al tratarse de un caso de pedofilia, los serios cargos delictivos pesan más que los derechos fundamentales”. Solamente un 18% contestó que el informático no podía hacer nada porque “aunque su cliente sea pedófilo no puede violar su derecho a la intimidad”.

Bien, hoy os explicaremos qué pasaría en este caso si alteramos una única variable.

Como sabemos, todas las personas tenemos unos derechos fundamentales que se reconocen en la Constitución de 1978. Algunos de estos derechos son:

  • (Artículo 18): 1. El derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. 2. El domicilio es inviolable. Ninguna entrada o registro podrá hacerse en él sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. 3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. 4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.
(En este artículo aparece el concepto flagrante delito. Un delito flagrante es aquel que cuando el delincuente lo comete es capturado infraganti por la autoridad. También se habla de el secreto de las comunicaciones. Con comunicaciones se refiere a aquellas indisolublemente unidas por naturaleza a la persona, a la propia condición humana; por tanto, la comunicación es a efectos constitucionales el proceso de transmisión de expresiones de sentido a través de cualquier conjunto de sonidos, señales o signos“).
  • (Artículo 24): 1. El derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión. 2. Así mismo, todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia.
Imagen obtenida de elPeriódico.cat
Así pues, si analizamos el caso que os anunciábamos ayer en nuestro Twitter vemos lo siguiente. El caso trata sobre un hombre que lleva su ordenador a una tienda especializada para que le cambien la grabadora. El informático, después de llevar a cabo la reparación, accede a su disco duro para comprobar el correcto funcionamiento del dispositivo. En acceder al disco duro, el empleado descubre archivos con imágenes de alto contenido pornográfico de menores y pone en alerta a la policía que comprueba el contenido del ordenador sin solicitar una autorización judicial.
En este caso concreto se debe tener en cuenta que si bien el sospechoso no autorizó exactamente al informático a acceder al contenido de sus archivos, se debe valorar que puso el aparato a su disposición advirtiéndole incluso que no tenia ninguna contraseña para acceder a ellos. De este modo, según los magistrados que analizaron el caso, el encargado no se extralimitó a lo que le pidieron pero el acusado, al permitirle el acceso de forma indirecta, pierde el derecho a la intimidad, en este caso. Además, el Tribunal Constitucional (TC) considera que la gravedad del delito prevalece sobre el hecho de que se analizase el portátil sin orden judicial.
Por otro lado, el TC ha establecido que los datos que se guardan en un ordenador, los que se revelan en redes sociales, los descargados de internet i la compra de comercio electrónico, forman parte del ámbito que se debe proteger constitucionalmente. Sin embargo, cuando se les pregunta a los magistrados Eugenio Gay, Ramón Rodríguez Arribas, Francisco Hernando Santiago, Elisa Pérez Vela y Luis Ignacio Ortega en el artículo que publicó ayer El Periódico, contestan que si analizamos el conjunto de datos que una persona comparte en Internet al participar en foros de conversaciones o redes sociales, descargas de archivos o operaciones de comercio electrónico está revelando datos sobre su personalidad que pueden afectar al núcleo más profundo de su intimidad” y, por tanto, esa misma persona ya está haciendo pública su intimidad.
Pero, ¿qué pasaría si tocamos una variable en este caso? Si el hombre que llevó a reparar su ordenador hubiese tenido una contraseña para acceder a eses archivos y no la hubiese facilitado a su informático, en el momento en que este hubiese accedido a los archivos gracias a sus conocimientos sobre informática habría cometido un delito contra el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones del pedófilo. Así pues, las pruebas en este caso, se habrían obtenido mediante la violación de derechos fundamentales por parte del informático y de la policía que también accede sin orden judicial al contenido. De esta forma, las pruebas incriminatorias contra el pedófilo (todos los archivos de contenido pornográfico de menores) serían invalidadas y no podrían utilizarse en el proceso penal. Por lo tanto, el pedófilo quedaría totalmente libre hasta que se pudieran obtener pruebas que no hubiesen violado ninguno de sus derechos.
Así pues, aunque el delito que comete un pedófilo es enormemente grave, este sigue siendo un ciudadano y como tal tiene unos derechos fundamentales que no se pueden violar en ningún caso a no ser que lo permita una autorización o orden judicial. Por eso debemos ser muy precavidos en todo momento y evitar enviar contenidos íntimos por internet porque  en el mundo de las tecnologías en red en el que nos encontramos no sabemos hasta qué punto perdemos nuestros derechos fundamentales o los propios pedófilos consiguen librarse gracias a los suyos.
(Información extraída de El Periódico (notícia y fotografía de los mossos d’esquadra), de la Constitución Española de 1978 y del contenido de las clases de la carrera de criminología de la Universtat Oberta de Catalunya (UOC) proporcionado por Alejandro Rodríguez López).

Notícia de El Periódico:

http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/societat/constitucional-nega-lempara-pedofil-qui-policia-analitzar-portatil-sense-autoritzacio-judicial-1227567

Melian Sanz Porto (En Twitter: @MelianSP)

»

  1. Está bien eso de que cada uno tenga sus derechos.. pero esto de que los pedófilos tengan derecho a algo no lo veo justo! Si el informático encuentra esas fotos en un ordenador, sea legal o ilegalmente, debe denunciarlo!!

    Responder
  2. Sobre el artículo que hay publicado quiero comentar que el tema es sumamente complicado, puesto que siendo repugnante y totalmente delictiva la práctica de la pedofilia, no podemos olvidar los derechos que tenemos todos los individuos, por ello entiendo que aunque el tema es grave debe someterse al dictamen de un juez, y del aparato judicial correspondiente que garantice una justicia eficiente que desemboque en una sentencia conforme a derecho, pero que no queden impunes los como en ocasiones da la sensación que ocurre. Tenemos la obligación de proteeger a todos y con más razón a los menores.

    Seguir con vuestra labor y adelante

    Responder
  3. La justicia está montada así, aunque una persona cometa delitos de tal calibre, si otra persona aporta pruebas de este delito de forma ilegal, el castigo recae sobre esta persona y no sobre el verdadero culpable. Pero no sé que es peor: violar la intimidad de un pedófilo, o violar la intimidad y atentar contra la dignidad de varios menores de edad. La constitución está mal hecha!

    Responder
  4. Qué curioso que los derechos fundamentalos primen en tal situación. De hecho, quizá yo misma hubiera aventurado a decir que se debería denunciar al pedófilo. No estoy nada de acuerdo con la Sentencia del Tribunal Constitucional… si se encuentra eso, se debería denunciar ya que la pornografía infantil es ilegal en nuestro país.

    Responder
  5. Se tienen que respetar los derechos fundamentales de todo el mundo pero hay casos en los que debería haber alguna cláusula que no permitiera que criminales no sean condenados!!! Por cierto, muy buena web!

    Responder
  6. Antes de nada he de decir que me parece una entrada muy interesante. El debate está servido.

    Lo que debemos tener en cuenta es que vivimos en una realidad tecnológica en la que “privatizar” la información es realmente difícil. Cuando decides participar activamente en redes sociales o en foros, compartes información constantemente, y por lo tanto expones tu intimidad. Es importante tener claro en todo momento que Internet tiene dos caras, y por ello requiere un uso responsable del mismo.

    Debemos ser, en efecto, muy precavidos en todo momento, ya que los más pequeños pueden no serlo, y ahí es donde reside la importancia real de una correcta educación y concienciación. En antiguas entradas de este mismo blog se trataba precisamente la enseñanza que reciben los niños en el colegio o por parte de sus padres en relación a la lucha contra el internet grooming y la pornografía infantil. Debemos enseñar a nuestros hijos, primos, hermanos pequeños, etc; a ser conscientes y consecuentes en la red de redes.

    En cuanto a los derechos del pedófilo, he de reconocer que poner el listón puede resultar sumamente complejo. Condeno totalmente el delito que aquí nos concierne, pero creo sinceramente que nos equivocamos cuando entramos a analizar estos asuntos bajo una base ética. Si dejamos que la moralidad afecte a nuestro juicio, acabaremos haciendo distinciones sobre qué tipo de delitos merecen o pueden permitir una intromisión en los derechos fundamentales de los ciudadanos.

    Del mismo modo que pedimos o exigimos límites en la actuación policial en otros casos, cuando se vulneran injustamente otros derechos fundamentales, aquí no puede ser menos. Si caemos en la trampa de hacer valoraciones morales sobre cuándo es correcto o no es correcto intervenir, acabaremos en un contexto de “todo vale”. Como hemos comentado antes, la situación de por sí ya es suficientemente compleja, muchos matices y variantes, así pues, y con ésto en mente: ¿dónde ponemos el límite a la actuación policial/judicial?

    Existen vías y métodos legales para luchar contra estos graves delitos. Ya se utilizan, y esperemos que se sigan utilizando.

    Debemos cambiar la mentalidad de la sociedad. La importancia reside en educar, concienciar, prevenir, en definitiva, erradicar la raíz del problema. No culpemos a la Constitución o a la Justícia, promovamos la lucha, como hacen nuestros compañeros con este Blog.

    Saludos y gran trabajo, seguid así.

    Responder
  7. Coincido con algunos mensajes, en el sentido de que se deben respetar los derechos fundamentales de todas las personas. Dicho esto, creo que no debemos perder el norte. Me explico.
    No se trata de que determinados delitos deban quedar impunes, ni que no deban ser perseguidos policial ni judicialmente. Se trata de que la persecución de los delitos se realice dentro de los parámetros constitucionalmente establecidos para la protección de los derechos.
    No se trata de que la policía no pueda acceder a un ordenador, con supuesto contendio pedófilo, porque prevalece el derecho a la intimidad o al secreto de las comunicaciones. Se trata de que acceda a dicho ordenador porque una resolución judicial motivada autorice la intromisión por parte de la policía.
    Creo que el Estado de derecho está para esto. Para que la intromisión en los derechos fundamentales esté controlada, como mínimo, por el poder judicial.
    De lo contrario, abriremos la puerta a cualquier intromisión a un derecho fundamental por parte de la policía, amparándose en la persecución de un delito.
    Y en un Estado de derecho, no todo vale.

    Responder
  8. estoy muy de acuerdo con el comentario anterior, se debe acceder a dicho ordenador si la entromisión està ordenada por la ley ya que dichos criminales no deben quedar impunes.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: